Anemona

Llegó la hora de saber un poco sobre las anemonas:


La anémona es una planta universal. Su nombre procede de la antigua Grecia: anemos significa viento. Cuenta con un gran número de variedades y florece en todas las zonas templadas de la Tierra con más de 60 especies: hay anémonas que forman tubérculos, otras presentan solamente engrosamientos tuberculiformes en las raíces y, por último, unas terceras tienen el sistema normal de raíces propio de las plantas vivaces. Se pueden encasillar en tres grandes e importantes grupos: de flor de primavera, de flor de otoño y las especies mediterráneas, que florecen en el invierno como plantas de interior y en verano al aire libre.

Anémonas primaverales

Sus especies son muy agradecidas y nada exigentes. Resisten perfectamente el invierno, gustándoles un sitio bien sombreado y florecen a menudo a principios de marzo. Con pocas excepciones, las anémonas de primavera son plantas tuberáceas.

Las principales especies son: la anémona de los Apeninos, que puede llegar a alcanzar los 30 cm de altura. Tiene tubérculos y flores en estrella, azul cielo -rara vez blancas- vellosas hacia fuera. Sus hojas asemejan las de una forma arbustácea; la anémona de monte griega, con hojas más anchas que la anterior. Sus flores aparecen ya a principios de marzo-abril y son azules, blancas o rosas. La Anemone nemorosa (Flor del Viernes Santo) tiene hojas verde oscuro y flores blancas con brillantes estambres amarillos. La variedad 'Robinsoniana', conocida también como planta de maceta, tiene hojas color lavanda, mientras la 'Royal Blue' presenta sus grandes flores en un azul reluciente.
Colocación y reproducción

Todas las especies se plantan en otoño, a 8 cm. de profundidad, en tierra porosa y rica en humus y en un lugar algo sombreado. Son de hoja perenne. Si hay heladas fuertes, habrá que cubrirla. La Anémona apenina se multiplica por división de los tubérculos, mientras que la blanda lo hace por semillas, que se siembran de septiembre a octubre, o bien partiendo los tubérculos.

Anémonas de otoño

Estas plantas, que proceden de las montañas de China y Japón, poseen un sistema de raíces normal. Se distinguen por sus espléndidas flores en colores pálidos. Las hojas de la anémona hoja de vid, Anemone Vitifolia, son de buen tamaño, sencillas, tienen de tres a cinco 'lóbulos'. Esta especie crece silvestre en las regiones bajas al sur del Himalaya. De flores blancas, puede alcanzar la planta de 50 cm. a 1 metro de altura. Pertenece a las otoñales tempranas (de agosto a octubre) y, como no resiste en invierno en Europa, se cruza mucho con otras especies. La Anemone Vitifolia es la primera de su especie que ha llegado a nosotros desde el Extremo Oriente. En cambio, la Anemone tormentosa tiene hojas ternarias con vello blanco en el envés y flores rosa. Florece de agosto a septiembre, desarrollando tras la flor bonitas frutillas con un vello plumoso. Alcanza 50 cm. de alto y está perfectamente adaptada a nuestro clima.

La anémona china de otoño, Anémona Hupehensis, recuerda a la Anemone tormentosa, pero su desarrollo es siempre más delicado. Recibe su nombre de la provincia china de Hupeh. Es resistente al invierno, pero es mejor cubrirlas si las heladas son fuertes. Sus plantas alcanzan de 50 a 90 cm de alto. Las hojas tienen escaso vello, sin pelusa blanca. Tiene flores rosas, agolpadas en racimos sueltos de cinco a diez ejemplares. Su floración es de agosto a fines de septiembre.

De las especies mencionadas han surgido muchas variedades de jardín. Como sus nombres, suelen ser realmente desconcertantes, se venden en general como 'Variedades japonesas' o 'Anémonas de otoño japonesas'.

Colocación y reproducción

Las anémonas de otoño prosperan mejor en sitios sombreados, en tierra fangosa y rica en humus. Nunca debe estar muy seca. Se pueden combinar con helechos y plantas bajas. Se reproducen por división o por acodos de raíces. Algunas especies, como la A. Hupehensis, forman raíces con muchos tubérculos, de los que pueden salir nuevas plantas. Es un método que exige mucho cuidado.

A finales de otoño se cortan de las raíces trozos del grueso de un lápiz de 3 a 5 cm. de largo y se colocan horizontales en cajas con broza de turba o tierra de hoja arenosa, cubriéndolos con más tierra. Esas cajas deben guardarse en algún sitio fresco de la casa. En cuanto las raíces echen brotes, deberán plantarse esos acodos, en grupos, en tiestos de 8 cm. La tierra deberá ser igual que la de la primera caja. En la primavera se trasplantan los acodos al aire libre.

Especies mediterráneas

Proceden de la cuenca del Maremágnum y se desarrollan a partir de tubérculos. Una planta cultivada antiquísima, que ya en 1650 se hallaba extendida desde Turquía a toda Europa, es la anémona de corona (Anémona Coronaria). En el argot de los antófilos, su tuberosa raíz recibe también el nombre de "uña". Esta especie tiene hojas multihendidas, verdes y frescas y flores semillenas y también llenas, de colores claros y brillantes. En torno a los estambres presentan las flores un anillo claro u oscuro.

De la Anémona coronaria se han cultivado tres variedades. En Francia, la 'anémona de Caén' y la 'anémona llena de Caén'. Las dos echan flores grandes y de lindos colores. De Irlanda proceden las anémonas de Santa Brígida, de flores semillenas y estrechos pétalos.

Suele darse preferencia a la mezcla de colores. Con todo, algunos catálogos de bulbos presentan también hoy día algunas variedades bautizadas, en tonos blancos, rojos y azules, muy decorativos

Colocación

Se necesita una tierra alimenticia, muy rica en humus. Los tubérculos se rompen con facilidad, por lo que hay que plantarlos con precaución. Muy importante: cubrir las plantas en cuanto se acerca el invierno. Cuando ha pasado el periodo de heladas, retirar la cubierta.
Publicado en Tus Plantas



4 comentarios:

Águila libre dijo...

Hola: no tenía ni idea, incluso me imaginé una de esos bichos que están en las rocas, que son animales pero parecen plantas y que cuando uno los toca se cierran, como plantas carnívoras, jajaja. Estaba media perdida como te darás cuenta. Me encantó saber más. Y que linda es la anemona de china en otoño.

Muchos cariños,

María Paz

ANEMONA dijo...

jejje
es verdad!!!
al decir anemona, uno se le viene a la cabeza esos extraños seres que hay en el fondo del mar.
Pero yo no soy uno de esos, yo soy una flor muy linda :D llamada anemona. (jejeje)

Antonio Martínez dijo...

En mi blog tienes unas cuantas anémonas....

Saludetes...

http://bezasexiste.blogspot.com

ANEMONA dijo...

Muy bonito tu blog, lo agregue a mis Feed